EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LOS ADULTOS MAYORES

• Si el estado de seguridad alimentaria y la nutrición en este grupo de la población ya eran alarmantes antes del COVID-19, ahora se tornan más graves a causa del aislamiento y otros factores que mantienen a estas personas en la inmovilidad: LN José Manuel Pineda Ochoa.

APATZINGÁN, MICH., 20 DE JULIO DE 2020.- La enfermedad causada por COVID-19 afecta a personas de todos los grupos de edad y no está aislada de ningún origen étnico, estatus socioeconómico o género, sin embargo, se ha demostrado con el paso de tiempo, que las personas mayores constituyen un grupo especialmente vulnerable frente al virus, afirmó el pasante de nutrición adscrito a la coordinación de Promoción de la Salud de al JS07 José Manuel Pineda Ochoa.

Un dato importante, reveló el profesionista, es que en nuestro país, la tasa de contagios en personas mayores de 60 años es del 20%, con una letalidad del 33.4%; Esta vulnerabilidad frente al COVID-19 ha llevado a la implementación de medidas preventivas más restrictivas de confinamiento para las personas mayores que para los adultos, lamentablemente, agregó; estas medidas de distanciamiento social pueden inducir a efectos negativos sobre la salud de los mayores en términos de inactividad física, malnutrición, deterioro cognitivo y demencia senil, fragilidad, soledad o afectación del estado emocional e incluso hacen más grave el problema del tabaquismo en algunos de ellos.

En el aspecto alimenticio afirmó Pineda Ochoa, que si antes de la pandemia el estado de seguridad alimentaria y la nutrición ya eran alarmantes antes del COVID-19, ahora se espera que se agraven dichos problemas como resultado de la pandemia y por lo tanto, para garantizar un estado de salud adecuado, se deben tomar en cuenta recomendaciones como: animar al adulto mayor a comer aun cuando no tenga apetito, propiciar su estabilidad y buen estado nutricional, ingerir suficiente agua simple.

Asimismo, debe procurarse respetar los tiempos de comida y en caso de que pierdan el apetito insistir con pequeñas porciones de consistencia suave, priorizar la ingesta de frutas para complementar el aporte de vitaminas, reducir o evitar el consumo de bebidas azucaradas y procesadas e incluirlos en actividades físico recreativas donde se involucre a todos los integrantes de la familia.

La pandemia por COVID-19 nos debe dejar importantes lecciones y una de ellas es el ocuparnos más de los adultos mayores, pues como sociedad, es preciso dar atención a este sector, pero con prioridad a quienes se encuentran en situación de calle o abandono para que reciban la atención que requieren en todos los aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.